Pasar Del "Para Los Demás" A "Para Mí"

Como cada año nuevo nos ponemos propósitos, algunos se cumplen, otro tanto queda incompleto y el resto no se hizo. Creo que el más famoso y mencionado es sin duda "este año haré ejercicio, bajaré de peso", pero a todo esto ¿para qué o para quien hacemos un cambio en nosotras/nosotros? ¿Y si nos convertimos en la principal preocupación de nuestra vida?

Si bien es cierto que en ocasiones requerimos cierta motivación para iniciar algo, esta suele provenir, en su mayoría, de terceros, es decir, cuando terminas una relación, querer impresionar a alguien, ganar una apuesta o querer presumir ante las demás personas. Pero, esto me hace preguntar ¿por qué tenemos la imperiosa necesidad de actuar por terceros y en beneficio personal?

Probablemente la razón del porque actuamos así tiene su origen en nuestro proceso histórico-cultural y social, donde el tener como prioridad a las demás personas es lo más "importante", sin embargo, este statu quo puede modificarse. Como todo cambio, no es inmediato y conlleva detractores o resistencia, no obstante, el resultado será beneficioso, especialmente si el cambio que se plantea se encamina a una mejora: la principal prioridad es una/uno mismo, que a la vez se puede convertir en un cambio sistémico social y cultural. 

Hay muchas barreras por derribar si se quiere cambiar la forma de actuar, principalmente el dejar de compararnos con las demás personas, y el creer que existe "un estándar" de lo que es "normal". Por supuesto que existen consideraciones importantes para poder llevar una vida "sana", sin embargo, se ha demostrado que un cuerpo delgado no es sinónimo de salud. 

En este sentido, debemos comprender que los seres humanos somos diversos, por ende, debemos adaptar nuestro cuerpo a nuestra cotidianidad, es decir, si soy estudiante mi enfoque bien podría ser el tener una condición enfocada al desgaste mental que conlleva el estudio, por el contrario, una persona que trabaja debe enfocarse al tipo de actividad que realiza, si es trabajo manual, mental o ambos, teniendo así una rutina enfocada a sus necesidades. 

En los últimos años han existido campañas para hablar y tomar conciencia del Amor propio (love yourself o Love Myself) en las juventudes principalmente. Un ejemplo de ello ha sido las campañas de organizaciones internacionales como la del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), teniendo como embajadores a los integrantes de la banda de K-pop surcoreana BangTan Sonyeondan (BTS por sus siglas). 

Pese a que el tema sobre el amor propio es más visible hoy en día, no se ha reflexionado sobre todo el proceso que implica ello. No solo es el amor propio, sino el aceptar quien es una/uno misma/o, que con cada una de nuestras "imperfecciones" somos perfectas/os. Justo por ello la necesidad de romper barreras e ideas que a lo largo de los años nos han hecho creer son los únicos aspectos válidos. Por ello, el amor propio es una decisión diaria, un trabajo constante y reflexión continua sobre nuestra persona. 

Espero que de ahora en adelante todas las decisiones, propósitos y deseos que hagamos partan del deseo personal, mas no porque existe una presión social al respecto. También espero que como sociedad dejemos atrás aquello que se considera "bien, correcto y/o estándar", para comprender que las personas somos diversas, y no por ello este mal serlo. Creo que la sociedad será mejor cuando comprendamos esto último, coloquemos a las personas en el centro (siendo lo más importante en todo) de las decisiones, para de esta forma lograr un buen vivir. 

Por: Anette Nylved Martínez Nova

  • Compartir:

LA ESENCIA DE LA JUVENTUD PLASMADA EN LETRAS