¡Exceso De Dudas!

El 11 de octubre de 2019 se publicó en el Diario Oficial de la Federación un proyecto de modificación a la Norma Oficial Mexicana NOM-051-SCFI/SSA1-2010 de rubro “Especificaciones generales de etiquetado para alimentos y bebidas no alcohólicas preenvasados – Información comercial y sanitaria”. Pero fue hasta el 24 de enero del 2019, cuando los comités de la Secretaría de Economía y de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, aprobaron dicha modificación.

Dentro de los cambios realizados, muchos de nosotros sentimos que le quitaron la “diversión a la vida”, puesto que desde entonces ya no vemos a las icónicas caricaturas que acompañaban la presentación del cereal, las frituras o las bebidas favoritas. Además de integrar diversos sellos en forma de octágonos en los que se aprecian leyendas como: “EXCESO AZUCARES, EXCESO GRASAS, EXCESO CALORÍAS y EXCESO SODIO”.

Lamentablemente, dentro de los sellos no se establece con claridad un distintivo entre los tipos o categorías de azucares que se usan para endulzar los productos que regula esta norma, lo anterior me llevó a investigar más al respecto y como era de esperarse, resulta que en México diversas empresas manifestaron su inconformidad contra la norma puesto que con su aplicación se contribuyó a la competencia desleal.

Asimismo, el etiquetado no deja claro al consumidor el daño que causa el exceso de azucares, ya que en según el propio manual de la modificación de la NOM-051, se entiende por azucares a “todos los monosacáridos y disacáridos presentes en un alimento o bebida no alcohólica”. Pero, en la praxis resulta incompleta la explicación, en razón de que existe gran diferencia entre la variedad de azucares que se usan.

Lo anterior, cobra importancia ya que el mismo manual expone que los productos que emplean azúcares libres y azucares añadidos, se etiquetarán de forma indistinta. Es decir, que para la NOM-051, es lo mismo el azúcar de caña, el jarabe de maíz de alta fructuosa y otros endulzantes distintos, dejando de lado el propósito que motivó la modificación de esta norma.

Consecuentemente no resulta correcto dar condición de igualdad a todos los tipos de azucares, pues el Dr. Hélix Iván Barajas Calderón afirma que “no son cosas iguales, ya que NO tienen el mismo origen, ni la misma estructura química y causan efectos distintos en cuanto a su consumo para el ser humano”. Marcando con esto un referente de apertura para la reestructuración de la norma modificada. 

Esperando que la autoridad federal resuelva las múltiples controversias surgidas, como es el caso del juicio de amparo 1449/2019 radicado en el Estado de Jalisco (fuente del informe) de lo contrario el etiquetado solo fortalecerá a aquellas empresas que usan azucares artificiales, ya que el consumidor seguirá sin saber que tipo de endulzante se empleó en sus alimentos, pues a primera vista solo sabe que tiene exceso de azucares.

Finalmente, cabe destacar que la modificación de NOM-051 solo le quitó lo “divertido a la vida”, pues según datos recientes publicados por la revista FORBES, el consumo de botanas tradicionales (altas en contenido de azucares y grasas) ya venía experimentando una disminución antes de la implementación de la NOM-051, de manera que no se ha logrado un cambio considerable relacionado a la NOM-051.



Por: Brayan Nava Romero

  • Compartir:

LA ESENCIA DE LA JUVENTUD PLASMADA EN LETRAS