Un Acercamiento Al Trastorno Límite De La Personalidad

El Trastorno Límite de la Personalidad o también conocido como borderline, ha sido un tema para discutir en numerosos congresos en las últimas décadas. Desde su aparición como diagnóstico oficial en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-III) en el año 1980, se han llevado a cabo diversas investigaciones y por tanto una increíble controversia entre los profesionales de la salud mental, particularmente en el enfoque de tratamiento y pronóstico. Por lo anterior, indudablemente se ha repercutido en el nulo o erróneo entendimiento de este trastorno tanto por parte de los afectados como de su entorno. Así que, informarse y tomar nota será esencial para comprenderlo y poder ayudar al otro. 

El TLP es un trastorno mental con una prevalencia entre la población general de 1 a 2%, que se caracteriza por una inestabilidad en el sentido de sí mismo; problemas para “funcionar” adecuadamente; alternar entre suspicacia y extrema ingenuidad; sentimientos de no ser querido o de ser defectuoso; sensación de inutilidad; sensación de dependencia; sensación de ser ignorado; abandonado u olvidado; sensación de pérdida de control, falta de confianza en uno mismo y en sus propias decisiones; suspicacia con relación a otras personas; autocastigo o autosabotaje, por mencionar sólo algunas, las cuales serán desarrolladas a continuación.

La inestabilidad en el sentido de sí mismo hace referencia a la variabilidad en la autoimagen que generalmente se basa en cómo son percibidos por los demás; por ejemplo: ante una crítica negativa pueden sentirse “muy malos”, “ineptos” o “no válidos” y ante una crítica positiva pueden sentirse como “una persona maravillosa” o “alguien súper genial”. Como consecuencia, hay cambios de humor y pensamientos contradictorios sobre sí mismos y los demás… todo se reduce a un pensamiento dicotómico (todo o nada). 

En el aspecto de las relaciones interpersonales, estas se caracterizan por ser intensas e inestables y es un aspecto muy vulnerable en pacientes con TLP, pues pueden necesitar a los demás de forma muy desesperada y al mismo tiempo sentir una gran necesidad de evitar ese contacto íntimo para evitar un daño emocional mayor. Como consecuencia, termina confundiendo y alejando a su entorno, pues aparta a los demás de su vida. Cabe destacar que, algunas de estas personas tienen una necesidad desmesurada de compañía, apoyo y cariño que esperan que los demás sepan lo qué necesitan en todo momento, incluso sin decirlo; lo que los lleva a practicar métodos indirectos (idealizar o devaluar) o métodos directos y llamativos (amenazas) para lograr sentir ese apoyo. Sin embargo, es importante mencionar, que no son conscientes de que en realidad esa forma de conseguir atención provoca un malestar en los demás, pues se pueden llegar a sentir manipulados o presionados, lo que termina alejando a los demás.

Muchos individuos con TLP son funcionales con habilidades múltiples que no son capaces de utilizar de forma exitosa. Pueden lograr lo que se han propuesto pero su inseguridad lo conduce al autosabotaje y a no aprovechar su potencial. 

Otra de las características más importantes es que, tienen una tendencia muy marcada de oscilar entre los extremos. Pueden ser muy desconfiados y rozar la paranoia en tiempos de estrés o pueden ser increíblemente ingenuos en momentos de bienestar. 

Es completamente normal que sentimientos como los planteados anteriormente los hagan sentir vulnerables y no válidos en este mundo, actuando en una constante batalla contra éste, los demás y principalmente con ellos mismos. Su sensación de no encajar en este mundo hará que de forma muy constante busquen su sitio, por ello, intenta ser empático, escucha y no juzgues. 

Por: Yenniffer América Bautista Coronado

  • Compartir:

LA ESENCIA DE LA JUVENTUD PLASMADA EN LETRAS