El Asesino Convertido En Héroe: Pancho Villa

José Doroteo Arango Arámbula mejor conocido como Pancho Villa ha sido uno de los personajes más emblemáticos de la Revolución Mexicana, enaltecido por los libros de texto de historia básica y quienes buscan ciegamente seguir con la doctrina que se nos ha impuesto sin una mínima investigación sobre quienes nos han pregonado como héroes nacionales. Se ha hecho conocido como un Robin Hood del sector campesino del país, específicamente del norte, pero la realidad es que se dedico a saquear pueblos enteros y realizar masacres que, en su investidura de poder y las amenazas constantes a los pobladores de cada región, sembraron la incertidumbre y el terror en cada uno de los habitantes que residían donde Pancho Villa pasaba.

Sin embargo, entre sus múltiples homicidios, saqueos y constantes delitos, podemos hablar de uno en específico donde Villa mostró el monstruo que realmente era; dicho acontecimiento teniendo lugar en el pueblo de San Pedro de la Cueva, Sonora, en fecha el 02 de diciembre de 1915, mismo que sucedió después de un tiroteo que daría pie a la invasión de los villistas a cada casa y familia que se encontraba en el pueblo, llegando así a aprisionar a casi 300 personas, de los cuales, 136 hombres fueron asesinados.

Por su parte, si los villistas ya habían demostrado su lado más sanguinario, inhumano y misero, a los niños y mujeres los torturaron al punto en que los niños eran asesinados sin pensar un segundo en las terribles acciones que estaban realizando contra menores, mientras que a las mujeres las violaban y posteriormente las asesinaban; para finalizar su cruel acto incendiaron el pueblo y dieron lugar a una de las peores masacres que poco se ha difundido.

Tan solo con este ejemplo debemos entender que Villa era en realidad un personaje terrible y abusaba del poder que le era encomendado por méritos que en ocasiones no eran más que meras coincidencias, este asesino disfrazado de héroe jamás tuvo credibilidad, iniciando por el hecho de que su seudónimo es una alusión a otro vándalo que se dedicaba robar y de quien aprendió distintas artimañas, Pancho Villa era un asesino, nunca un héroe, no debe ser recordado así.

Por: Karla Vega Hernández

  • Compartir:

LA ESENCIA DE LA JUVENTUD PLASMADA EN LETRAS