Las 5 Heridas De La Infancia Y Sus Máscaras

Es bien sabido que el tema de la salud mental y emocional se ha vuelto cada vez más importante entre la sociedad, sin embargo, aún existen una gran variedad de temas que nos falta conocer, principalmente desde la parte psicológica y que es información de gran importancia para poder comprender mejor la situación que cada uno de nosotros hemos vivido y sobre todo conocer las herramientas que nos pueden facilitar el proceso.

Las llamas 5 heridas del alma han sido desarrolladas por expertos en temas de psicología e incluso desarrollo personal holístico, dentro de los planteamientos que se han presentado también se mencionan 7 heridas o 4, dependiendo de la perspectiva que maneja cada autor, en esta ocasión tomaremos como principal fuente el planteamiento que realiza la ensayista canadiense Lise Borbeau, en su libro “Las 5 heridas que impiden ser uno mismo”.

La obra de Lise se centra en explicar a que se refieren estas 5 heridas que ella desarrolla, mejor conocidas como las 5 heridas de la infancia, al mismo tiempo, expone la “máscara” que ocasiona esta herida en la vida adulta de las personas, es decir, como se manifiesta el efecto de dicha herida en comportamientos que realizamos al crecer y crear vínculos sociales y afectivos en nuestro entorno.

Principalmente, como el nombre lo dice, estas heridas surgen en algún momento de nuestra infancia, cuando nuestro desarrollo social depende 100% de nuestra familia, las 5 heridas que se desarrollan en su obra son: Herida de rechazo, abandono, humillación, traición e injusticia; cada una acompañada de su propia máscara que se explicará en seguida.

Herida del rechazo/ Máscara de retirada

Se sugiere que el rechazo pueden ser comportamientos o literalmente palabras que recibimos de pequeños que provocan el sentimiento de que se esta rechazando nuestro derecho a existir, normalmente esta herida se presenta con mayor frecuencia en la relación del padre del mismo sexo, es decir, si eres hombre con tu papá y si eres mujer, con tu mamá. Sin embargo, se destaca que la herida puede ser ocasionada sin intención. 

La consecuencia de crear esta “lesión” es convertir a esa persona en alguien que suele huir de cualquier situación para pasar desapercibido y no volver a enfrentar el rechazo. 

Herida del abandono / Máscara de dependencia

Dentro de las posibles causas que pueden ocasionar esta herida se encuentran situaciones como sentirse abandonado por nuestros padres cuando llega un hermano o hermana menor a nuestras vidas, cuando los padres trabajan todo el día (padres ausentes), incluso cuando de niño la persona debió quedarse a cargo de algún familiar en lugar de sus propios padres, entre muchas situaciones más que pueden llegar a causar esta herida. En este caso, se suele ocasionar la herida con el padre del sexo opuesto.

La máscara del abandono es una de las más conocidas y es la dependencia, esta máscara ocasiona que el herido o herida se sienta incapaz de valerse por sí mismo, es por eso por lo que siempre está en busca de alguien que llene esa necesidad de afecto y atención, están dispuestos a aguantar lo que sea para no volver a sentir que alguien los deja, lo que ocasiona en gran cantidad la tendencia a convertirse en víctimas de abuso emocional e incluso físico.

Herida de la humillación / Máscara de masoquismo

Esta herida surge cuando el niño o niña sienten que sus padres se avergüenzan de el como hijo/a, incluso cuando se siente comparado o degradado, esta herida en particular suele ocasionarse por otras personas externas a los padres, como lo son abuelitos, hermanos, tíos, etc. 

La máscara que se origina a partir de esta herida es la del masoquismo, ya que el herido/a tiene la creencia de que castigarse a si mismo para que no lo vuelvan a hacer otras personas, pero inconscientemente sigue buscando el dolor y la misma humillación, por lo regular, la persona masoquista se preocupa más por la situación de otras personas que por él mismo. 

Herida de traición/ Máscara de controlador

Esta situación se presenta cuando el niño/a se siente traicionado por su padre del sexo opuesto (mayormente) al darse cuenta de que éste no cumplió alguna promesa o incluso por no cumplir sus expectativas de “padre ideal”.

En una relación de pareja, la herida se ve reflejada cuando el herido/a tiene muchas expectativas de su pareja ya que esperan recibir lo que no recibieron de su padre o madre, sin embargo, les costará trabajo comprometerse por el mismo miedo de ser traicionados nuevamente, lo que ocasiona la máscara de controlador para fingir ante los demás que son personas fuertes, importantes y sobre todo de confianza. Sin embargo, viven con el miedo de que les mientan.

Herida de la injusticia / Máscara de rígido

En este caso, la herida suele ser causada cuando de niño/a se sentía que no era valorado o incluso respetado, así como creer que no se recibe lo que se merece o viceversa, creer que esta recibiendo más de lo que merece.

La reacción ante esta herida es la máscara de la rigidez, es decir, la persona comienza a disociarse de sus sentimientos para sentirse protegido, por lo mismo siempre esta en busca de la justicia y la exactitud, lo que los suele llevar a adoptar conductas perfeccionistas pues viven con miedo a equivocarse ya que creen que la gente los valora por lo que hacen y no por lo que en realidad son.

Dentro de cada herida se encuentran aspectos bastante interesantes que pueden ayudar a cada individuo a entender mejor los comportamientos de su vida adulta a causa de heridas que pudieron ser ocasionadas muchos años atrás, pero que no se tenía conciencia de ellas y mucho menos de como manejarlas, afortunadamente hoy en día hay un gran número de personas que pueden ayudar a aceptar esas heridas y controlar la máscara que generó, ya que nunca se podrán eliminar ni olvidar, pero si aceptarlas y aprender a vivir con ellas, abrazarlas y perdonar a los demás pero sobre todo, a nosotros mismos. 

Por: Salma Arriaga Chimal

  • Compartir:

LA ESENCIA DE LA JUVENTUD PLASMADA EN LETRAS