Deje De Ser Yo Por Ti

Antes de ti era un ser humano diferente, buscaba cosas que hoy ya no me interesan, caminaba por senderos que ya no son de mi agrado; antes de ti era yo.
 
¿Por qué decir que hoy ya no me interesan cosas que antes amaba hacer? Simple, tú llegaste a revolucionar cada pensamiento que en mi mente se postraba, en su momento creí ilógicamente que todo era por mi bien, que todo era sano.
 
El día de hoy me doy cuenta que lo único que pasó es que deje de ser yo. 

Dejé de interesarme en mis pasatiempos, en la música que escuchaba y todo esto porqué nada de lo que era antes se encajaba a ti.
 
Cambie mi rutina a 180°; no te culpo de esto, no te preocupes, todo fue mi poco amor y mis ganas de que me quisieras, de que vieras lo que podía hacer por ti. Sin embargo, no todo fue como yo quería, en otras palabras; yo no era lo que tú querías. 

No importaba cómo era, no importaba qué quería y qué no porqué yo no era algo serio, yo era un pasatiempo.
 
Mientras buscaba la manera en que tus manos encajaran con las mías, tú ya habías encontrado tiempo atrás a alguien que encajaba contigo, alguien con quién te sentías feliz, alguien que te hacía sentir lo que yo siento por ti. 

Hoy me doy cuenta que por mucho que buscara cambiar, que modificara lo que soy, yo nunca sería lo que tú querías y esto debido a que tú ya sabías a quién querías. 

Es complicado pensar en, ¿qué tiene esa persona que no tenga yo? 

Y la respuesta es fácil, somos seres humanos completamente diferentes, no hay porqué querer compararse con alguien más, solo se debe aceptar que el corazón, la mente y el cuerpo saben a quién quieren. Intentar que alguien te quiera siendo alguien que no eres nunca será el camino correcto.
 
Ojalá hubiera sido yo, quien hiciera vibrar tu alma.

Quizá el día de mañana alguien adore mi olor, alguien se ponga feliz con escuchar mi risa o mi voz, quizá el día de mañana no tenga que dejar de ser yo para que alguien me ame. 

Quizá el día de mañana no seas tú pero seré yo.

Por: Jennifer Nicole García Méndez

  • Compartir:

LA ESENCIA DE LA JUVENTUD PLASMADA EN LETRAS