Luis Echeverría: El Presidente Pesadilla

Dicen que hierva mala nunca muere pero también se dice que no hay mal que dure cien años, ese es el caso del ex presidente mexicano Luis Echeverría que apenas falleció a la edad de 100 años. Echeverría, es conocido de pasar del 2 de octubre al halconazo, siendo presidente de México de 1970 a 1976. La historia es oscura, la historia siempre deja de que hablar; dicen por ahí que si no conocemos nuestra historia estamos condenados a repetirla. Empecemos a contar esta terrible historia. 

Cuando ocurre el movimiento estudiantil de Tlatelolco en 1968 el 2 de Octubre en la Plaza de las 3 culturas, Echeverría era secretario de gobierno durante el periodo de Gustavo Díaz Ordaz. Este catastrófico y triste evento se suscitó cuando el ejército reprimió y mató a las y los estudiantes, en donde según registros solo fueron 26 personas muertas, pero la realidad no es esa. Se estima que fueron alrededor de 300 estudiantes muertos. Qué terrible cargar con tantas vidas en tu consciencia, ¿no? Al parecer para Echeverría no fue terrible, simplemente sucedió. 

La terrible historia no termina ahí, Echeverría dos años después es presidente de México. No obstante, el 10 de junio de 1971 se da el suceso al que conocemos como “Halconazo”. Ese día festejaba lo que es el jueves de Corpus y estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Politécnico Nacional (IPN) salieron a manifestarse en apoyo a la Universidad de Nuevo León. Esto porque la Universidad de Nuevo León había presentado una ley para que existiera la paridad, pero al gobierno no le agradó y obligaron al Consejo Universitario a aprobar una nueva ley para quitarle la autonomía a la Universidad. 

Al momento en el que los estudiantes de la UNAM y el IPN salieron a marchar, el grupo paramilitar “los halcones” empezó a atacar a los estudiantes desde las alturas, y es por eso que se conoce como el halconazo. Este grupo paramilitar fue entrenado por el mismo gobierno y claramente el objetivo no era solo disolver la manifestación, era matar. Las cifras oficiales dicen que fueron 120 fallecidos y cientos de heridos, entre ellos estudiantes, civiles y prensa. Al parecer a Echeverría no le bastó solo con una matanza. 

“La matanza estudiantil del Jueves de Corpus de 1971 no podemos callar el hecho de que
ese infame halconazo, donde cayeron asesinados varios jóvenes, fue una siniestra represión y la continuación de un acto genocida que comenzó con la matanza de Tlatelolco y se extendió a lo largo de lo que se conoce como la Guerra Sucia.” (Rosaura Ruíz Gutiérrez, Secretaria de educación en la Ciudad de México)

Los infames actos en los cuales Luis Echeverría está detrás violaron los siguientes derechos: El derecho a la vida, derecho a la integridad, derecho a la libertad de reunión, derecho a la libertad de expresión y el derecho a la protesta social pacifica. A pesar de todos estos derechos violados, de todas las muertes, de todos los datos, no se le hizo pagar por todo lo ocasionado, porque “impunidad en México”. 

Al final Luis Echeverría es la prueba de que si hay mal que si dure 100 años, que la impunidad en México es grave, que las y los estudiantes muertos merecen justicia, que tristemente estamos en un país en el cual se cuida más que se queden calladas las personas a velar realmente por los derechos. Luis Echeverría, el presidente pesadilla, que a mi juicio estaba fuera de sí porque, reflexionemos, ¿quién en su sano juicio soportaría cargar tantas muertes sobre sus hombros?

Por: Reneé Vega Cejudo

  • Compartir:

LA ESENCIA DE LA JUVENTUD PLASMADA EN LETRAS